Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Robert Jordan
1948
2007
©Jeanne Collins ©©Jeanne Collins
©©Jeanne Collins

Robert Jordan

1948
2007

Robert Jordan (1948 – 2007) escribió críticas de danza y teatro, pero es la épica y extensa serie de La Rueda del Tiempo lo que hizo de él uno de los escritores de fantasía contemporáneos más famoso y querido. Antes de su prematura muerte en 2007, Robert Jordan dejó indicaciones sobre cómo debía ser el final de la saga para que Brandon Sanderson, reconocido autor del género fantástico, lo escribiera con la ayuda de Harriet McDougal, viuda de Jordan y editora de La Rueda del Tiempo. Sin embargo, debido a su extensión, se decidió convertirlo en tres tomos, de los cuales esta es la tercera entrega.

La Rueda del Tiempo nº 08/14 El Camino de Dagas

Robert Jordan

Sigue la saga de fantasía épica de Robert Jordan, LA RUEDA DEL TIEMPO.

Sinopsis de La Rueda del Tiempo nº 08/14 El Camino de Dagas

Mientras Elayne y Nynaeve, con la ayuda de Detectoras de Vientos y las Allegadas, ponen en funcionamiento el Cuenco de los Vientos, Perrin se encuentra en Ghealdran para conseguir que la reina Alliandre respalde públicamente al Dragón Renacido.

Rand continúa en Illian, intentando pacificar el paós, cuando recibe la noticia de que los Shaido están esperando el caos provocado por los Juramentados del Dragón. El tan deseado cambio climático, propiciado por el Cuenco de los Vientos, provoca bruscos cambios de temperatura que dificultan el desplazamiento de tropas.

Por ello Rand decide hacer frente a los seanchan en las costas de Illian, con el fin de frenar el avance del ejército invasor. Pero Rand no tendrá que luchar únicamente contra el enemigo.

Mientras Elayne y Nynaeve, con la ayuda de Detectoras de Vientos y las Allegadas, ponen en funcionamiento el Cuenco de los Vientos, Perrin se encuentra en Ghealdran para conseguir que la reina Alliandre respalde públicamente al Dragón Renacido.

Rand continúa en Illian, intentando pacificar el paós, cuando recibe la noticia de que los Shaido están esperando el caos provocado por los Juramentados del Dragón. El tan deseado cambio climático, propiciado por el Cuenco de los Vientos, provoca bruscos cambios de temperatura que dificultan el desplazamiento de tropas.

Por ello Rand decide hacer frente a los seanchan en las costas de Illian, con el fin de frenar el avance del ejército invasor. Pero Rand no tendrá que luchar únicamente contra el enemigo.

Bibliografía de Robert Jordan

Cargando...